Una Celestial MET GALA 2018: “Heavenly Bodies: Fashion and the Catholic Imagination”

Cuerpos celestes o no, lo que sí han estado es muy bien vestidos y acordes a la (delicada) temática planteada por Anna Wintour.

Lilly Collins con su Givenchy ha sido la favorita entre las favoritas, y no se queda nada atrás Taylor Hill de Diane Von Fustenberg. Lo cierto que el abanico de Givenchy iba a ser apuesta segura pero no le vamos a quitar ningún tipo de mérito a Collins.

Stella Maxwell, a la izquierda, de Moschino y más colorida que J-Lo a la derecha de Balmain. En el duelo planteado hoy en nuestros stories, va ganando Jennifer. Pedrería y poderío, los apliques siempre colaboran.

Unas Bellas sin bestia, podríamos decir que, repletas de “pan de oro”, han quedado muy a la altura de la temática de la Met 2018. Jasmine Sanders de dorado absoluto defiende muy bien uno de los diseños low cost de la gala firmado por H&M. Por su parte Ariana, de Vera Wang, pone la guinda al pastel con un tocado-lazo bien generoso.

Las túnicas y el terciopelo en granate son también una gran forma de unirse y celebrar el ambiente religioso. Priyanka Chopra, de Ralph Lauren, lleva una capucha que desemboca en collar (o viceversa) bastante especial. Las Olsen, más sencillitas pero siempre influencers, (lo prueba la creación de su marca propia The Row), van firmadas por Paco Rabanne.

Pasionales e intensas con sus elecciones en rojo, y aunque este color se nos va un poco de la paleta celestial, las coronas ayudan a enraizar el tema de la gala. Amber Heard, a la izquierda, luce un vestido tubo de Carolina Herrera, Anne Hathaway sentencia con un rojo Valentino.

Barrocas y sin miedo al exceso. Blake Lively, con uno de los atuendos más mediáticos y alabados firmado por Versace, ha sabido domarlo y lo despliega a las mil maravillas en la escalera. Cardi B por su parte, ha lucido espléndida su embarazo, el diseño de la rapera lo firma Jeremy Scott.

Para colas, la mediática dorada que lució Riri el año pasado, pero esta de Diane Kruger by Prabal Gurung en azul celeste no ha dejado a nadie indiferente. El guiño de vestidos cortos con una generosa cola resulta especial. Emilia Clarke con un Dolce & Gabbana muy digno de la Mother of Dragons.

Las sacerdotisas no escatimaron en adorno tampoco. Lana, acudió de Gucci junto al laureado diseñador actual de la firma, Alessandro Michele y Jared Leto, los tres emanaban Gucci, ese Gucci tan posicionado y adorado hoy. Rihanna, una de las hosts de la Gala este año, ha cumplido expectativas, ella sabía que iba a ser el foco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: