Tendencias para la Primavera-Verano de 2018

Teníamos que rescatar, ya con urgencia, lo que se dijo en la París Fashion Week de lo que se llevaría este próximo verano. Y es que la primavera está ahí y tenemos que ir viendo por qué apostamos en la temporada estival. Instagram (y las rr.ss en general) están llenas de las propuestas del próximo invierno, pero seamos, por esta vez, más terrenales, y vayamos a lo que acontece. Estudiemos lo supremamente chic presentado en París.

Era Dior, y tuvo lugar en el museo Rodin. El espacio, repleto de 80.000 piezas de cristal, enmarcó un desfile sesentero con mucho denim, trajes blancos y negros, faldas de tul, y ciertos diseños en cuero. El estampado damero lucha contra los lunares y las rayas no se han quedado fuera de juego; el corsé, característico de la casa, lo encontramos en algunos vestidos.

Olivier Theyskens ha apostado por lo lencero y femenino llegando a transparencias mimetizadas con el raso que se abre paso. Todo esto no deja de estar combinado con gabardinas y blazers XL.

En la plaza del Trocadero, Yves Saint Laurent sentenció con un negro dominante que dejaba paso a algunos prints que brillaban, ya no por su colorido, sino por sus materiales. El blanco viene abigarrado y recargado, y también para el blanco, el negro, incluso el rojo, lo abullonado ha marcado el desfile, y marcó muchas publicaciones de Instagram.

John Galliano se suele decantar para Margiela por beige y crudos. En estos tonos, ha desvirtuado y desestructurado gabardinas, blazers y chaquetas en general. Convetir patrones de gabardina en vestidos palabra de honor, incluso reducirlos a corsés, ha sido una de sus destrezas.

Oliver Lapidus se estrenó para Lanvin con un negro impoluto y absoluto que sólo deja paso a un rojo, un rosa y a un print monograma de la firma. Capas, tejidos con caída, abrigos de silueta cocoon, cinturas ceñidas y volúmenes en las mangas. La combinación del negro, el rosa y el rojo ya fue una baza que jugó con éxito Alber Elbaz para la casa francesa.

Dries Van Noten defiende una paleta de colores que va desde marrones y beige, a rosas, naranjas y lilas en tonos apagados; en cuanto a estilo, ha aglutinado años 20, 40 y 60. Tul sobre trajes de chaqueta, gasas con estampados artísticos y con una caída estratégica. Van Noten demuestra que el mix de estampados aún está en auge y aún puede cautivar.

Rochas se ha caracterizado siempre por la feminidad y un espíritu bohemio parisino. No iba a ser excepción esta vez y los volúmenes vía volantes se han combinado con pantalones o sin ellos, los cuellos de camisa impertérritos han definido la rectitud parisina.

Chloé. Natacha Ramsay-Levi presentó su primera colección para la firma francesa tras la salida de Clare Waight Keller a la dirección creativa de Givenchy. Natacha, ex mano derecha de Ghesquière en Louis Vuitton apuesta por un eclecticismo que imprime volantes en faldas, mangas y cuellos. Propone mini faldas, vestidos largos y pantalones pirata con una feminidad renovada. Estampados de pitón más botas en todas sus versiones reflejaron el toque rebelde.

Paco Rabanne se ha visto especialmente viralizado desde que Marc Ascoli ha dirigido sus campañas, y es que la sencillez y caída de su conocida malla sobre un televisor, un sofá o una silla (estratégicamente situados), ha ejercido mucha influencia en redes. Las prendas metálicas las ha conjugado con lúrex, estampado paisley y flecos, dando lugar a una estética sencilla pero modernista que captura y que traslada a las pistas de baile.

Serge Ruffieux presentó su primera colección para Carven sobre la pasarela parisina. Con cortes sesenteros presentó crops tops y polos anchos, seda estampada, y shorts culotte, acolchados y fruncidos. Un marcado estilo teenager caracterizó cada pase.

Rick Owens apostó como de costumbre por un estilo avanzado y vanguardista. Abanderó un estilo glunge (que mezcla el gótico con el grunge) con tejidos sólidos y firmes con presencia propia.

Con notable éxito Loewe presentó una bucólica vida en el campo, lo que enmarcó el desfile fue algo bohemio “pero enfocado para el día, sereno y sensual” tal y como pretendía Anderson. Vestidos camiseros, estampados liberty, trenchs desestructurados, un toque de denim y cuadros vichy en una colección atrevida por las hechuras pero con la serenidad y calma del campo.

Homenajeando a lo militar Nina Ricci contrapone la rigidez de los trajes propios con flecos, plumas y un cinturón ciñendo la cintura a costa de las iniciales de la marca. Recarga especialmente los hombros y corona las cabezas con estrictos sombreros o hipérboles de plumas, estos sellos sumados a unos tímidos colores pasteles han dado lugar a un merecido viralizado desfile.

Acne. La impronta de una tienda second hand, esos despropósitos sueltos que se encuentran en ellas, están convenientemente mezclados por Jonny Johansson en este desfile. Las prendas de lentejuelas, estampados de pitón, las rayas, el satén, el charol y hasta el traje oversize con camisa (de cuello generoso), recubren la primavera de la firma.

Vivienne Westwood. Una colección caótica, sin normas y donde el género se diluye. Muy Vivienne. Tomando como punto de inspiración la granja que el hermano de Andreas Kronthaler (marido de Vivienne) tiene en el Tirol, la pareja abrió el desfile con modelos ataviadas con edredones que fueron enseñando corsés, vestidos midi y estampados florales y prints bucólicos. El edredón dejaba paso a la primavera.

Clare Waight Keller estaba de celebración por dos motivos: uno, por su estreno al frente de la dirección creativa de Givenchy, y dos, por convertirse en la primera mujer en la historia de la firma en ostentar tal puesto. Muy digno de celebración pues. Americanas convertidas en vestidos, blusas asimétricas, vestidos gasa y mini faldas ha sido la propuesta, prácticamente toda marcada por el blanco y negro salvo por alguna inclusión del rojo. Keller tiene el mérito de haber dejado atrás su estilo que tantos aplausos le propició en Chloé, y adoptar ahora una idea más oscura y sexy para Givenchy.

Balenciaga. El diseñador georgiano rompe con el sello Cristobal y acaba con los homenajes para crear algo más suyo, más gótico, más Vetements. Con la ironía que le caracteriza estampa las prendas de su colección con tartán, billetes de dólares y euros, páginas de periódicos, paisajes de montaña y puestas de sol. Un a priori grotesco estampado militar en rosa que bien podría salir de un chino, lo plantea sin inmutarse con cuadros en rojo y verde. Una superposición de capas donde de las piezas sin aparente relación entre sí encajan de manera perfecta. Prendas lenceras con ajustados suéters de punto y maxi jerseys de ochos. En cuanto al calzado, salones afilados con pinchos metálicos y Crocs reversionados en grandes plataformas.

Céline, con Phoebe Philo al mando, se podría definir Céline como el triunfo de la austeridad y sobriedad frente al exceso, el triunfo de lo comedido y medido. Desestructuras medidas. Se mantiene pues fiel a sí misma con colores sobrios, siluetas oversize y detalles de flecos, lentejuelas y encaje para las elegantes propuestas nocturnas. Americanas que terminan en faldas tableadas y una composición de volúmenes apenas sobredimensionados que demuestran una inteligencia espacial y un conocimiento profundo de la materia.

Valentino. Atuendos corrientes impermeabilizados, de nuevo patrones militares convertidos en femeninos gracias a una paleta de colores pastel, cargas de lentejuelas brillantes, bordados, lazos o volantes desproporcionados. Encontramos de nuevo desestructura, tejidos con caída y los delicados vestidos de noche se llenan de delicadas gasas, satenes, tules, flores, encajes y pedrería para una mujer romántica y etérea.

John Galliano. La feminidad guerrera de Galliano se imprime con encajes, cuellos barrocos, sedas, transparencias, princesas para los vestidos de noche, chorreras y mucha caída libre.

Giambattista Valli. Un romance del pintor italiano Mario Schifano y Nancy Ruspoli es lo que se ha plasmado en la pasarela. Sus musas para la primavera de 2018 provienen de dos mundos muy diferentes: Ruspoli era de la realeza romana, mientras que Schifano era de origen humilde y se elevó al estrellato en la escena radical del arte posmoderno. Esto dio pie a un desfile por un lado romántico y delicado, con vestidos de colores pastel y volantes, y por otro a chalecos de punto y total looks en denim. Vemos de nuevo más contrastes de prints y de tejidos.

Chanel. A sus patrones y prints clásicos se contrapone el ya no futurista pvc, botas, capas, capuchas y sombretos de pvc transparente protegían los delicados tweeds de cualquier inclemencia del tiempo. Por lo demás, mini faldas y pantalones pesqueros. Es vía los acabados de las prendas y la combinación del azul añil con otras tonalidades con las que el Káiser moderniza sus apuestas.

Miu Miu nos recuerda que los cuadros son otra tendencia para este verano y que siempre bebe de Prada, la marca Premium del grupo. Like mother like daughter. Su estilo más clásico ha dado paso a un toque más rebelde en esta colección. Looks masculinos con cortes rectos y amplios combinados a través de la superposición de piezas. Diferentes colores, tonos, tejidos y texturas.

El estilo versallesco deportivo que abandera Louis Vuitton ya tiene muchos adeptos. El cuero en versión lujosa se deriva del negro al plata para pantalones capri y vestidos de lentejuelas para la noche. En la mezcla de materiales, texturas y estampados encontramos la explosión de una estética especial.

Concluiríamos que el shopping cara a la primavera puede ir por unos unos colores pastel, tejidos con caída, la tendencia militar afeminada, mix de texturas y materiales, mini faldas, oversize, los corsés, trajes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: